Lagartija de Lolol, especie única en el mundo en peligro crítico de extinción, tras incendio más grande de la historia de Chile

3 de febrero, 2017

A fines de enero las hectáreas quemadas en la catástrofe que afecta desde la Región de Coquimbo a la Araucanía, alcanzaban las 388 mil. El incendio forestal más grande de la historia de Chile, no sólo ha afectado al hombre y la Tierra, sino también la diversidad de especies de fauna silvestre que habitaban las zonas afectadas.

La clínica veterinaria del Zoológico Nacional, tiene sus puertas abiertas 24 horas los 7 días de la semana, pero con más fuerza en estos momentos. El trabajo de contingencia comenzó con la atención de animales heridos trasladados a Santiago por el Servicio Agrícola Ganadero (SAG), luego de que la fauna silvestre comenzó a arrancar de los lugares afectados a zonas urbanizadas. Entre ellos, tres zorros con pronóstico reservado debido a sus malas condiciones y un ave rapaz. Sin embargo, el equipo ha estado cubriendo distintos frentes, según cuenta la directora del Zoológico Nacional, Alejandra Montalba: “En paralelo hemos apoyado en terreno haciendo catastro y difusión de qué hacer con los animales silvestres que buscan refugio y dónde llevarlos. Adicionalmente, como apoyo del SAG, hemos ido en ayuda para rescatar la Lagartija de Lolo que es una especie única en el mundo y que vive solamente en dos cerros de Chile que gran parte de ellos fueron consumidos por el fuego”.

”Por último, hemos establecido un refugio de animales domésticos de Constitución e instalando un hospital de primeros auxilios para animales silvestres en Curepto”, consignó.

En el último caso, el trabajo conjunto con SAG regional, el Colegio de Médicos Veterinarios, Prodesal, la Municipalidad de Curepto, Amevefas y Codeff, ha permitido la atención de animales heridos producto de su huida de las zonas afectadas.

“Respecto a la Lagartija de Lolol (nombre científico Liolaemus confusus), es el caso más crítico de fauna silvestre, ya que se encuentra en peligro crítico de extinción”, enfatiza Montalba.

Tras un trabajo de rescate al que asistieron el herpetólogo y encargada de educación de Zoológico Nacional, junto con el SAG de la zona, se logró recuperar a 10 ejemplares femeninos y 10 masculinos, con los que trabajará en un programa de reproducción de la especie, para ser introducida más adelante en su hábitat natural. Los pequeños animales con baja movilidad, como reptiles, mamíferos u otros, son los primeros en quemarse en catástrofes como ésta, por lo que el trabajo era inminente.

La fauna silvestre de las zonas afectadas continuará acercándose a las áreas urbanizadas, por lo que la experta hace un llamado a informar de inmediato al SAG de la localidad, para ir al rescate de la especie encontrada. “La idea no es que la gente trate de atrapar un quique o un zorro, ya que son animales mordedores que están estresados y pueden atacar. Lo mismo con las aves rapaces. Sólo si son especies pequeñas pueden ser dejadas en una caja con agujeros para la ventilación, pero lo principal es llamar a las autoridades pertinentes.”