Parquemet y Fundación Núcleo Nativo firman convenio de cooperación

13 de octubre, 2021
  • Los une el objetivo de promover el cuidado del medioambiente a través de la educación, conservación y cuidado de flora nativa.

Esta alianza público-privada, iniciada en febrero de este año, busca promover en forma conjunta el cuidado del medioambiente, a través, de la conservación de nuestra flora nativa y fortalecer la educación medioambiental por medio de actividades participativas de cuidado de áreas verdes del Parque Metropolitano de Santiago, fortaleciendo la participación ciudadana y el voluntariado en procesos de restauración ambiental.

De igual forma, se propone realizar transferencias de conocimientos entre funcionarios y funcionarias de Parquemet y personas que trabajan en los distintos programas de la fundación, coordinando la realización de diversas actividades conjuntas con este fin. Entre los compromisos asumidos por la Fundación Núcleo Nativo, destaca la donación de árboles nativos para el enriquecimiento de las áreas verdes del Parque. 

Es en este marco que la última semana de septiembre, Parquement recibió, en su Vivero Leliantú, la primera entrega de árboles nativos de la Fundación: 98 Quillay (Quillaja saponaria), 98 Corcolén (Lomatia dentata), 2 Espinos (Acacia caven), 2 Peumo (Cryptocarya alba), 2 Litre (Lithraea caustica), 2 Huigán (Shinus polygamus) y 2 Maitén (Maytenus boaria). Especies que, en su mayoría, serán plantadas en los Núcleos de Restauración Nativa, que se están desarrollando en Parquemet. 

Los Núcleos de Restauración Nativa, consisten en un método de restauración ecológica basado en la plantación con alta de densidad de pequeños bosquetes de especies nativas, que conforman ecosistemas forestales regenerativos y resilientes, cuyas principales características son que buscan recrear el paisaje que existiría en el lugar si no hubiese intervención humana y que se desarrollan 10 veces más rápido que un bosque común, pues se reduce el tiempo de crecimiento de 200 a 20 años. 

Por su parte, Parquemet se compromete a recibir y cuidar los árboles en su vivero, pues se trata de individuos que se han desarrollado poco tiempo desde su germinación, algunos de ellos aún se encuentran en almácigos y tiene un camino de crecimiento que recorrer antes de salir del vivero para ser plantados definitivamente; luego definir el mejor lugar para cada especie y preparar las zonas donde posteriormente se plantarán; organizar –en forma conjunta con la Fundación- jornadas participativas de voluntario para plantación y mantención forestal; y cuidar su sano desarrollo en forma permanente. 

La Fundación y Parquemet no sólo proponen embellecer aún más las áreas verdes del Parque, sino también difundir los aportes sociales y ambientales que los árboles regalan a las personas. Los árboles ayudan a la salud física y mental, mejoran la calidad del aire y relajan; estimulan la valorización de la vegetación, generando apego a las áreas verdes. Su aporte ambiental es evidente, reducen la contaminación atmosférica atrapando polvo en suspensión en sus hojas y capturan partículas de carbono; ayudan a reducir el ruido, a retener agua en el suelo y regulan la temperatura; son generadores de hábitat y biodiversidad para la proliferación de flora y fauna.