Reforestación en Parquemet con especies nativas, reconocer lo propio desde la raíz

27 de febrero, 2017

El cambio de estrategia permitió introducir especies propias como el Canelo y la Palma Chilena. 

El Parque Metropolitano de Santiago, Parquemet, nace hace casi 100 años. En sus inicios, el trabajo de forestación se centró en especies exóticas, ya que eran mucho más valoradas. Por lo mismo es que al interior podemos encontrar árboles como el Jacarandá, original de Brasil, Argentina, Bolivia y Paraguay. Éste es característico por sus flores moradas y semillas usadas en la artesanía por su belleza y resistencia. El ombú, también argentino, tiene grandes raíces a la vista, además de su copa pomposa y el «albaricoque plateado» o Ginkgo Biloba Originario de Japón. Éste tiene un sinfín de propiedades medicinales, por lo que son usadas sus hojas y semillas para dolencias y males tales como el déficit de circulación sanguínea a nivel cerebral.

Junto a ellos, hay dos especies que son las más antiguas, ya que están desde los inicios de la forestación del Parque, éstas son la Lagunaria, con más de 60 años y los árboles Paragua, con 40. El primero lo puedes encontrar en el centro de la Plaza Caupolicán y se caracteriza por sus flores rosadas y los segundos en ambas piscinas, ubicados ahí por su forma frondosa y gran sombra.

30 de las 737 hectáreas que tiene Parquemet, corresponden a jardines diseñados para recibir de manera armoniosa a los visitantes. Éstos también nacieron con especies extranjeras, sin embargo hoy cuentan con especies como Mañío, Quillay, Peumo, Litre, entre otros. 

Hace más de 20 años Parque Metropolitano de Santiago cambió su estrategia de reforestación a flora nativa. Con esto se generó un ecosistema similar al que existía antes de la conquista, siendo un refugio natural para flora y fauna, convirtiendo a Parquemet en una isla de biodiversidad en medio de la ciudad.

Pero no sólo especies forestadas por el hombre tiene el parque. Desde antes de ser parte de Parquemet, en el cerro Los Gemelos, existen diez hectáreas de terreno rocoso y vegetación arbustiva donde viven espinos centenarios. Esta especie que crece desde la III a la VIII Región es muy resistente a la sequía y se puede reconocer por su tronco café oscuro y flores amarillas sin hojas.

Para mantener con vida el cerro, Parquemet cuenta con dos viveros que producen especies nativas e introducidas:

Vivero Leliantú: tiene una extensión de cinco hectáreas donde se producen entre 25.000 y 30.000 especies nativas e introducidas para reforestación. Una de las especies que se reproducen acá es el Belloto del Norte, especie de gran importancia por estar en peligro de extinción.

Vivero We Aliwen: ubicado en el Bosque Santiago, se cultivan más de 100 especies de flora nativa como canelo y palma chilena. Anualmente se obtienen cerca de 30.000 plantas, que son plantadas en el cerro o donadas a fundaciones o municipalidades.

Los senderos habilitados cuentan con señalética especial para reconocimiento de flora y fauna, por lo que te invitamos a conocer los senderos para que puedas aprender más sobre las especies que viven en el Parque, además de reconocerlas cuando estés en otro espacio natural.