Segundo Foro Parquemet abordó el rol social de los Parques del futuro

16 de septiembre, 2020

Esta nueva versión de Reforestando Ideas de Parquemet, realizado a través de Zoom Webinar el 27 de agosto, contó con la presencia de grandes panelistas como Rodrigo Guendelman, periodista y fundador de Santiago Adicto; Matias Honour, director de proyectos de Fundación Mi Parque; y Carolina Rojas, profesora asociada del Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales de la Universidad Católica, quienes intercambiaron ideas y dieron nuevas visiones a una temática tan relevante para el Parque Metropolitano de Santiago (Parquemet).

El primero en exponer fue Rodrigo Guendelman, quien centró su presentación en la necesidad de los espacios públicos, sobre todo centrados en parques urbanos y plazas públicas, al indicar la actual situación que vive la ciudad de Santiago, «Entre Puente Alto, Maipú, La Florida y Santiago Centro, hablamos de más de dos millones de personas, en una Región Metropolitana que tiene más de siete millones de personas, donde la mayoría vive en departamentos pequeños. Por esta razón, hoy en día el espacio público no es una opción, es una necesidad… Un buen ejemplo son las plazas de bolsillos en Santiago Centro».

Asimismo, sobre el rol social de los parques, Guendelman consignó, «El llevar un Parque Urbano de alto estándar y calidad a una zona vulnerable, como lo hace el Parque Metropolitano de Santiago hoy, yo creo que es decirle a la  ciudadanía que vive en estas zonas que: ‘Usted me importa’; segundo, se le está diciendo también que: ‘Usted está teniendo un parque del mismo nivel que tiene la gente de otros sectores más acomodados de Santiago’; y esto es uno de los pocos ejemplos de llevar igualdad a comunas vulnerables a través de las áreas verdes».

Mientras que Matías Honour comenzó su exposición explicando el diagnóstico que Fundación Mi Parque ha desarrollado desde sus inicios, centrado en que en los últimos años existió «Una política habitacional que se centró mucho más en la construcción de viviendas, pero muy poco en el resto del barrio y, por lo tanto, nos encontramos con paisajes donde supuestamente deberían ser áreas verdes, como una plaza, pero la verdad en muchos barrios las áreas verdes son espacios cafés, espacios de carencia de calidad».

Así también, el representante de Fundación Mi Parque dejó de manifiesto las temáticas de desigualdad y de poca participación de la ciudadanía con sus respectivas plazas y entornos áreas de verdes -que muchas veces no lo sienten como propios-, como otros dos factores preponderantes que afectan su entorno en la ciudad.

Asimismo, Honour ve una oportunidad en la actualidad, al explicar que «La pandemia ha reforzado los conceptos de los beneficios ambientales que puede entregar; también en términos socioculturales que estos espacios entregan a las personas, ya que por un lado son lugares de reunión, de integración, de recreación, de contacto con la naturaleza, de aporte en el aumento de la seguridad de los barrios y, por sobre todo, inciden positivamente en la salud de las personas…, al permitir distenderse… sobre todo la plaza de barrio que aporta en la construcción de un entorno saludable y social».

Finalmente, Carolina Rojas, desde su área más académica, aportó una visión de poner el foco en que, en la actualidad, estamos pasando un momento de transición sobre el uso de los parques, ya que aún no se sabe qué es lo que realmente va a suceder con ellos en el futuro, sin embargo, la académica expuso: «Hay mucha evidencia científica y encuestas sobre el valor que tienen los parques, sin embargo, aún queda por resolver el tema de la dotación (4,5 metros cuadrados promedio por habitantes en Santiago, lo que es mucho menor de lo recomendado), calidad (atributos) y proximidad (accesibilidad), los cuales son temas que deben ser resueltos, donde el Parquemet ha sido un buen ejemplo del cumplimiento de estos aspectos para la ciudadanía».

Sobre la situación que hoy los parques viven, la académica de la Universidad Católica señaló, «Hoy se requiere una visión más integral, en la que se deben considerar la movilidad de la ciudad para acceder a estas áreas verdes (transporte), el perfil diverso de los visitantes que va a acceder a los parques (rango etario), la higiene y distanciamiento social (en particular hoy con la pandemia), y el acceso a la salud (desde la perspectiva de la responsabilidad de la calidad del aire), y ser, finalmente, zonas de tránsito para conectar la ciudad de un punto a otro, siendo de esta manera multifuncionales para toda la ciudadanía».

«Sobre el futuro, creo que debemos adaptarnos al cambio climático, ya que los parques nos podrían proteger de una ola de calor en el verano o los efectos de la sequía, y mejorar la calidad del aire, por lo que se va a necesitar mucha más vegetación para absorber este carbono que produce tanto daño en la salud de las personas. Todo esto conectado a la resiliencia y el volver a conectarse con estos espacios públicos sin temor a contagios y aglomeraciones en el futuro, por lo que los parques deberán mantener esos espacios abiertos para retornar a ellos con confianza», enmarcó su ideas Rojas al finalizar su presentación.