Manejo y Bienestar

ENRIQUECIMIENTO AMBIENTAL

Con el fin de entregar a los animales del Zoológico Nacional el estímulo físico y mental  que necesitan  para optimizar su calidad de vida, se elaboran objetos, o se modifica su ambiente para motivar comportamientos saludables y naturales para cada especie. Esto es lo que se denomina “enriquecimiento ambiental”, actividades diseñadas para que los animales interactúen con su ambiente y demuestren habilidades y comportamientos naturales.

¿QUE HACEMOS?

Dentro del programa de enriquecimiento siempre se están desarrollando más ideas. Algunas de las consideraciones que tomamos en cuenta son:

  1. Diseño del recinto

El recinto debe estar ambientado para satisfacer las necesidades de la especie, y permitirle descansar de la vista del público. Se  crean situaciones como cambios en la ambientación existente, o la introducción de elementos nuevos en el recinto, como pilas de rocas y troncos que permiten a los animales oportunidades de exploración e investigación.

  1. Enriquecimiento sensorial

Para estimular los sentidos del animal, se usan objetos impregnados con olores de otras especies o de alimentos, cintas con grabaciones de otros animales y de sonidos que escucharían en sus ambientes, y objetos con texturas novedosas, como arena, troncos, paja u otros.

  1. Objetos que los animales pueden manipular

Al igual que animales domésticos, muchos animales en el Zoológico pasarán tiempo manipulando objetos naturales o artificiales (neumáticos, tubos de PVC, pelotas, ropa vieja, etc.). En combinación con la alimentación del animal, éstas pueden ofrecer una estimulación muy efectiva. Se verifica siempre que estos artículos no sean tóxicos o peligrosos para los animales.

  1. Alimento

En el mundo natural, la búsqueda de alimento es un gran desafío. De la misma forma, la entrega de alimentación para animales en el Zoológico también puede constituir un desafío, obligando al animal a trabajar para satisfacer sus necesidades. La comida se puede enterrar, esconder en árboles, o debajo de rocas, suspender de ramas o del techo del recinto para crear un desafío en su obtención. 

 

SALUD ANIMAL

El principal objetivo del equipo veterinario del Zoológico es velar por la buena salud de nuestros animales. Esto comienza con un programa de medicina preventiva, involucrando chequeos clínicos constantes para evitar enfermedades, o poder detectarlos a tiempo.

En el caso de que un animal se enferme, el equipo veterinario realiza todos los tratamientos necesarios para asegurar una exitosa recuperación. Esto incluye una clínica veterinaria equipada con un quirófano, farmacia, sala de rayos X, laboratorio y sala de tratamientos.

Debido a su alto nivel de especialización y experiencia en el cuidado y tratamiento de fauna silvestre, la Sección de Salud Animal recibe con regularidad animales rescatados por autoridades como el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) y SERNAPESCA. Todos los años se reciben alrededor de 500 animales, la mayoría  aves rapaces y pequeños carnívoros, víctimas de disparos o intoxicaciones causadas por humanos. 

Entre los casos más emblemáticos se destacan 103 polluelos de loro choroy, rescatados del tráfico de especies protegidas en 2011. El equipo clínico logró sacar adelante a 102 de esos polluelos, que eventualmente se derivaron a un centro de rescate para su posterior liberación. El Zoológico Nacional también participó en la recuperación de 19 cóndores intoxicados en la cordillera central en agosto del 2013, y un puma que fue encontrado en una casa de Santiago a comienzos de 2014.